Terrorífica primera experiencia con Airbnb

Recientemente he estado de viaje por París y decidimos probar Airbnb en vez de tirar de la forma tradicional de viajar (hoteles). Para el que no lo sepa Airbnb es un portal donde la gente puede alquilar sus apartamentos o habitaciones a huespedes y los huespedes pueden localizar sitios donde quedarse. Todo muy organizado y aparentemente fiable.

Localizamos un apartamento en la zona de Cadet, hice un poco de research y vi que la zona estaba bien comunicada y con bastantes negocios conocidos cercanos (cadenas, básicamente, pero que en mi experiencia diferencian una zona transitada por la noche de otra que no).

Al llegar al apartamento nos encontramos con dos problemas que ninguno de los comentarios de los huespedes de Airbnb había mencionado: a) era un cuarto sin ascensor y b) el estudio tenía más mierda que el sobaco de una burra.

Sin querer entrar en si este tipo de webs facilita el que la gente mienta o no nombre ciertas cosas para así llevarse puntos positivos estos dos contratiempos no consiguieron cargarse nuestra experiencia y aceptamos la situación como buenamente pudimos.

Así que dejamos las cosas en el apartamento y nos fuimos a cenar. Al volver pues aquello era bastante tétrico. Imagino que los edificios de viviendas son así en París pero para una persona no autoctona era un poco chocante. De nuevo nos dejamos llevar y no dejamos que esto estropeara nuestras merecidas vacaciones.

Nos duchamos y nos vamos a dormir (sin sábanas porque el host no nos había dejado sábanas pese a que semanas antes me había dicho que el piso estaba equipado con todo tipo de ropa de cama y toallas).

A las 2:00AM se empiezan a oír golpes brutales que vienen o bien de algunas de las paredes o bien de la puerta. Nos despertamos pero no le echo cuentas, pienso “Bueno, esto es París, será normal” e intentamos volver a dormirnos, pero acto seguido vuelven otra vez los golpes aún más fuertes y brutales, algo fuera de lo que podría considerarse normal.

Uno que está en un país extraño en ese instante lo único que puede hacer es cagarse de miedo. Trataba de buscar explicación a lo que estaba pasando pero no se la encontraba, lo único que podía hacer era tratar de tranquilizar a Paloma que en ese instante entró en ataque de ansiedad y la mente empieza a pensar que cualquier cosa puede estar pasando y nada bueno.

Acto seguido llamo a la policía y con suerte consigo que me atienda alguien que supiera español o inglés. Le explico lo que pasa y me dice que va a mandar a alguien.

A la hora siguiente volvemos a escuchar ruido por el edificio, parecen policías ya que oímos como van planta por planta revisando que esté todo bien pero no me atrevo a abrir la puerta porque seguimos aterrados.

De repente ya no se oye nada y de nuevo el silencio absoluto. Obviamente no conseguimos pegar ojo y en cuanto amaneció nos vestimos, recogimos todo y nos fuimos de allí camino del hotel que había reservado a las cuatro de la mañana (y que os podéis imaginar el precio sin antelación ninguna).

A eso de las 14:00 del medio día me llaman de un número no conocido y eran del servicio de atención al cliente de Airbnb, me preguntan que había pasado (les había escrito esa misma noche para comentar lo sucedido) y muy amablemente me comentan que me devuelven el dinero sin problema alguno y que comprenden la situación. Chapó en ese sentido aunque muy a mi pesar y debido a esta experiencia dudo que vuelva a usar un servicio similar.

No me considero para nada una persona cerrada de mente ni nada por el estilo, al contrario, pero viviendo algo así que en frío ahora me parece un poco de risa pero que en el momento no lo es en absoluto uno se plantea lo vendido que está cuando se va de viaje y se hospeda en cualquier sitio.

El mayor problema de House of Cards

Estos días hemos estado terminando la primera temporada de House of Cards y acabamos de empezar con la segunda. Sin saber por ahora por donde van a tirar en esta segunda temporada me atrevo a decir que adolecerá exageradamente del mismo problema que la afectaba en la primera: Francis Underwood.

Porque Francis Underwood, el protagonista, es su mayor talón de Aquiles y también su mayor virtud.

Y es que no resulta muy creíble que un tipo se quede con toda la Casa Blanca tan descaradamente sin que nadie se de cuenta. ¿Son todos, incluido el presidente de Estados Unidos, tontos y solo Frank es muy listo? Un poco extraño la verdad.

Sin embargo con esto no quiero desmerecer House of Cards, que considero una muy buena serie con unos muy buenos personajes, pero que como toda obra extraordinaria también tiene sus puntos flacos.

Amanecer Dorado

En vista de que desde que creé el nuevo renacer de mi blog personal no he escrito más de seis entradas me he planteado hasta que punto merece la pena mantener una instalación de Wordpress en un servidor, con todo lo que ello requiere, para esto.

Así que he decidido pasarme a Tumblr, mucho más fácil y sencillo de mantener y que además me evita el tener que estar entrando aquí a actualizar innecesariamente, dejándolo de la mano de dios y permitiendo que lo hackeen cada dos por tres debido a las vulnerabilidades generadas por plugins y themes desactualizados.

Así que sí, a ver si escribimos algo.